Codpa Valle Querido
  El ahorcado
 

El Cura Ahorcado

La fiesta de la vendimia o el carnaval son motivos suficientes para que los lugareños de Cerro Blanco lleguen hasta Codpa, o simplemente al pueblo, como ellos lo llaman, buscando un poco de diversión. Cuando la fiesta acaba, deben regresar a sus casas, pero a media noche el camino se hace más largo, la oscuridad apaga conversaciones y recuerdos del festejo. Sólo se oye el riachuelo que va saltando de piedra en piedra, simulando un gran caudal en el negro silencio.

Llegando a la última rinconada, está la higuera de frondosas ramas que hacen del paisaje un laberinto por donde, obligadamente, caminantes y arrieros deben pasar. En este camino espera el cura ahorcado que no permite el paso durante la noche.







Todos temen andar por esos lugares. Ni siquiera el hombre más osado se atreve. Todos deben esperar el amanecer y que el sol traspase la espesura de las hojas, ahuyentando al ahorcado, que aún se aparece a los turistas y lugareños.

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=